Centro_sofa | Historia del colchón
16631
post-template-default,single,single-post,postid-16631,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Historia del colchón

historia-del-colchon-centrosofa

Historia del colchón

Pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida sobre un colchón, ¿pero sabemos exactamente cómo eran los primeros y como han ido evolucionando desde la antigüedad hasta nuestros días?

Podemos considerar que fue en el Neolítico, en el 5000 A.C, cuando empezaron a utilizarse los primeros colchones primitivos, aquellos que servían simplemente para separar el cuerpo de suelo. Probablemente eran un montón de hojas y hierbas cubiertas con pieles, pero fueron el origen de nuestros colchones actuales.

En la antigüedad

Aunque parezca increíble, el primer colchón de agua data del 3600 AC, cuando en Persia se utilizaron pieles de cabra rellenas de agua para descansar. Doscientos años después, los egipcios optaron por dormir sobre un lecho de hojas de palmera, mientras los romanos del Imperio rellenaban bolsas de tela con lana, heno, juncos, e incluso plumas.

Renacimiento

Durante el Renacimiento, en el siglo XV, los colchones eran como vainas de guisantes rellenos de paja o en ocasiones de plumas, cubiertas con terciopelos y brocados; y no sería hasta el siglo XVI y XVII, cuando aparecerían los primeros somieres en una estructura de madera con celosías de apoyo realizadas con cuerda o cuero.

Con esa primera estructura de madera, la cama tal y como la conocemos en nuestros días, la evolución del colchón fue vertiginosa.  A principios del siglo XVIII, el relleno era principalmente de algodón o lana y la envoltura de lino de calidad o también de algodón. Así, el colchón se cosía o abotonaba para fijar bien el relleno.

Siglo XIX

El primer somier ‘moderno’, diseñado para distribuir el peso del cuerpo y actuar como amortiguador, llegaba a finales del siglo XIX, una innovación que consiguió alargar que la vida útil de un colchón de muelles.

Colchones a tu medida

Del Siglo XX a nuestros días

Pero en 1926, Dunlop introdujo desarrolló un avance tecnológico para producir espuma de látex de caucho vulcanizado. Sin embargo, este tipo de colchón solo fue utilizado por la realeza británica.

Cuatro años después, en 1930, el uso de colchones tapizados se extendió, aunque lo más comunes eran de rellenos artificiales. Por otro lado, también se introdujeron los colchones de muelles helicoidales, es decir, aquellos que constan de muelles individuales cosidos en bolsas de tela, unidas unas con otras.

Hasta 1970, las únicas novedades fueron los colchones hinchables con tejido recubierto de caucho o la introducción en el mercado de la cama de agua moderna. Sin embargo, es importante ese 1970 porque la NASA crea un material que  años después se convertirá en lo que hoy conocemos como viscolástico.

También a partir de esa fecha, una nueva tecnología consigue producir colchones de goma de espuma sintética: se produce un aumento del látex para el mercado masivo y una reducción del consumo de látex de caucho natural.

A finales del siglo XX y principios del XXI se suceden los últimos avances con la introducción del ‘Pedic’, un colchón hecho totalmente de espuma viscolástica; el ‘Fibrelux’, hecho de espuma de coco, y finalmente el fabricante Simmons Bedding  crea lo que se conoce como colchón ‘no-flip’.

Sin Comentarios

Publica Un Comentario