Centro_sofa | El sillón Chesterfield, símbolo inglés atemporal
16930
post-template-default,single,single-post,postid-16930,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El sillón Chesterfield, símbolo inglés atemporal

El sillón Chesterfield, símbolo inglés atemporal

Los sofás chesterfield o chéster, que es la abreviatura que utilizamos en español, son un símbolo emblemático del Estilo Clásico Inglés. Originariamente en piel, aunque posee también diversas versiones en tela, este icono de la más alta tapicería, nunca ha dejado de estar de moda y puede dar un toque de distinción a nuestro salón.

Tiene un origen que data de principios del siglo XIX, cuando se pusieron de moda los exclusivos y elitistas clubes sociales de la capital londinense, uno espacios sociales en donde sólo podían entrar hombres de clase alta. Posteriormente, este distinguido sofá pasó a ser protagonista de los salones de las casas británicas, hasta que se popularizó y llegó a ser un referente de la decoración británica.

Aun así, existen varias versiones de su origen. La más aceptada de ellas ligada al IV Conde de Chesterfield: Philip Dormer Stanhope, un estadista, diplomático y hombre de letras, que fue mecenas del genio Voltaire.

COMODIDAD POR ENCIMA DE TODO

LUJO URBANO

Se trata pues de un sillón de respaldo bajo, con unos reposabrazos situados al mismo nivel. Suele estar tapizado en cuero y acolchado con botones al aire. Es ideal en ambientes chics, pero igualmente en atmósferas urbanas tipo loft.

Lo que es indiscutible es que el chesterfield sigue estando de moda y es habitual encontrarlos  en la actualidad en ambientes muy alejados del clasicismo decorativo. Es muy habitual verlo en platós televisivos, en producciones cinematográficas, en los reportajes de las revistas de sociedad  o del corazón, así como en los hogares de famosos, políticos, actores, modelos o estrellas del Pop.

Puro diseño tradicional inglés, doscientos años después de la muerte del conde y del nacimiento de este sofá icónico, se sigue identificando mundialmente con el buen gusto y el estilo clásico. Además, en la actualidad, el auge de lo retro, lo ha convertido en referencia decorativa obligada. Su singular e inimitable acolchado y sus distinguidas formas han sido adoptados por diseñadores y creadores de interior que los integran también en ambientes modernos y minimalistas.

Sin Comentarios

Publica Un Comentario