Cómo elegir un sillón relax - CentroSofá | Centro_sofa
18393
post-template-default,single,single-post,postid-18393,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-10.0.1561230925,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
consejo-verano-centrosofá-blog

Cómo elegir un sillón relax – CentroSofá

Sabes desde hace tiempo que te mereces un descanso al llegar a casa. O quizás te apetece crear un oasis de relajación y bienestar para dedicarte unos minutos después de comer. No importa. La pregunta en este momento es: ¿cómo lo consigo? Por menos de lo que piensas si sabes cómo elegir un sillón relax, pieza clave para relajarte. Esto es todo lo que debes tener en cuenta antes de decidirte por uno:

  1. El tipo de material: ¿piel o tela?

Ambos tienen sus ventajas: la piel en principio es más fácil de limpiar, aunque también hay tejidos antimanchas que cumplen su función de una forma muy eficaz y más si son desenfundables. Por otro lado, la piel tampoco absorbe olores, pero la gama de estampados de telas es más amplia. Si ni una opción ni otra te convence pregunta por la disponibilidad de otros tejidos.

¿Y si tengo gato? La principal preocupación cuando nos compramos un sofá, si tenemos un gato como mascota, son los arañazos y en cierto modo, también los pelos. Pero no te resignes a tener tu sillón relax nuevo completamente arañado, pues existe tela anti arañazos. Este tipo de tela “anti gatos” es ideal, puesto que no podrán clavar las uñas y no les sacarán los hilos al tapizado de tu sofá o sillón relax. Parece genial, ¿no? Pues es todavía mejor, porque además de que no se araña, también se eliminan los pelos muy fácilmente.

  1. ¿Cómo debería ser el cabezal? ¿Qué patas debería elegir para un sillón relax?

Para relajarte de pies a cabeza es fundamental que descubras si el cabezal es versátil y ofrece la opción de ser regulable en inclinación. Así podrás personalizar aún más tu descanso para que el sillón se adapte a ti por completo mientras favoreces el apoyo óptimo de las cervicales.

Respecto al tipo de patas, la decoración del resto de la estancia y la funcionalidad que busques van a tener un peso importante en tu decisión. Lo más habitual es elegirlas de madera si buscas un toque más acogedor o metálicas para salones de corte minimalista. El diseño en patín o con un pie giratorio con aspas como en este modelo es ideal para salones más desenfadados y actuales.

  1. El color del sillón relax

Si hay mascotas o niños pequeños en casa es preferible elegir un color que a priori disimule cualquier mancha. Por ejemplo, los tonos en crema, beige o gris son atemporales y aguantan el paso de los años. Por otra parte, también debes fijarte en el resto de decoración de la casa para crear un ambiente armónico, tranquilo y agradable haciendo uso de la psicología del color donde los tonos pastel mandan.

  1. El tamaño

Ten en cuenta lo que mide el sillón tanto cerrado como abierto cuando lo reclines. Parece algo obvio, pero muchos clientes que se acercan a nuestras tiendas de Murcia, Molina de Segura, Lorca y Cieza lo olvidan. Antes de tener las medidas exactas del espacio disponible no te decidas a comprar un sillón relax.

  1. ¿Qué tipo de mecanismo para un sillón relax es mejor?

Más que mejor, es preferible según tus gustos y características. Vamos a repasar los principales mecanismos:

  • Sillón reclinable o abatible, manual o automático:

Algunos sillones relax funcionan con un mecanismo manual que se activa con una palanca, mientras que otros son eléctricos y mediante un mando ponemos en marcha su función abatible. En ambos casos terminarás tumbado en posición horizontal en un ángulo de hasta 180º y pensando por qué no te habías comprado uno antes. Los manuales son más económicos que los eléctricos, pero estos ofrecen una autonomía total sin complicaciones.

  • Sillón relax con motor elevador

La clave de estos modelos de sillón relax elevador o “levanta personas” es que, como su propio nombre indica, ayudan a quien está sentado a incorporarse al colocarlo en una posición casi erguida. Si en casa hay personas con movilidad reducida o con cierta edad este tipo de sillones son comodísimos porque no hacen falta grandes esfuerzos para levantarse. Además, muchos de ellos llevan cuatro ruedas (dos de ellas con frenos) para que sea muy fácil moverlos.

Otras opciones de personalización antes de comprar un sillón relax

Además de los ya descritos existen otras opciones disponibles de sillones de relajación:

  1. Sillón orejero, ¿sí o no?

A pesar de que parezca clásico o tradicional, el sillón orejero  gusta porque casi nos arropa cuando apoyamos el cuello en una de sus “orejas” y facilita así el descanso. Además, aporta un aire más sofisticado y elegante a tu hogar. Pero si prefieres un estilo más moderno y contemporáneo apuesta por un modelo con un diseño más innovador.

  1. Sillón relax con balancín

¿Quieres volver a dormir como un niño? Entonces lo tuyo con los sillones relax con balancín donde experimentas una sensación de “mecedora” que a algunos les recordará a su infancia.

  1. ¿Incorporado al sofá?

Si no tienes espacio suficiente incluye en tu sofá un sistema relax combinándolo con un sofá en 3+2 plazas o incluso un chaise longue. Lo importante aquí es que no te saltes ni una siesta.

  1. ¿Sillón relax y taburete?

Para algunos unir un sillón relax y un taburete es encontrar a la pareja perfecta. Para otros, no tanto, porque prefieren un sillón con reposapiés. Por tanto, el incluir un taburete, independiente o no, dependerá del modelo que hayas elegido y del espacio disponible.

  1. ¿Incluye transporte y montaje gratis?

Está claro que no es una característica del sillón, pero, ¿qué te parece si empiezas a relajarte desde el momento de la compra pensando que no tendrás que preocuparte por nada más? En nuestras tiendas podrás disfrutar de estas y otras ventajas de financiación, ¡infórmate!

¿Te hemos ayudado a saber cómo elegir un sillón relax? Si aún tienes dudas, visítanos en nuestras tiendas para probarlos y terminar de decirte y, ¡felices siestas!

Sin Comentarios

Publica Un Comentario